Asma y actividad física

Hola, Joan Carles. Ante todo quiero felicitarte por la manera como transmites la información en este blog: sencilla, clara, útil y con una carga de sensibilidad importante. 
Mi hija es adolescente y muy deportista; practica baloncesto y atletismo, pero sufre ataques de asma de tipo alérgico; tiene hiperreactividad bronquial. Antes de una carrera o un partido utiliza un inhalador (tipo Ventolín). Quisiera saber si la práctica continuada de deporte puede a largo plazo empeorar, o por el contrario mejorar, su predisposición a padecer estos ataques de asma. Gracias por tu asesoramiento.

Mi opinión:

Querida Candela, la situación que me explicas de tu hija es bastante conocida y estudiada en niños y adolescentes. Mi recomendación es que siga haciendo práctica deportiva, eso si, atendiendo a algunas sugerencias. Piensa que la adaptación respiratoria a las diferentes intensidades del esfuerzo que representa la práctica deportiva en el individuo con asma es igual a la de un individuo no asmático por lo tanto el límite de esa disminución del diámetro de las vías aéreas (los conductos por los que circula el aire) durante unos cortos periodos de tiempo, y que se manifiesta por ataques repetitivos de tos o de sensación de ahogo (disnea), el asma, sólo la condicionará si no sigue algunas normas básicas:

Procurar evitar:
Los ambientes fríos y secos. Los ejercicios intensos o de larga duración. Sobre todo aquellos que requieren una gran ventilación pulmonar (carreras de fondo, ciclismo, esquí de fondo … ).
Llevar cuidado en estaciones en las que sea más “sensible” (los atópicos).
Evitar la práctica deportiva en ambientes contaminados o con atmósferas densas.
Evitar la práctica deportiva cuando se esté padeciendo una infección respiratoria.

Procurar realizar actividades en las siguientes condiciones:
Tomar la medicación previa al ejercicio (aerosol o inhalador).
Realizar un calentamiento adecuado (intenso y prolongado).
El ejercicio debe ser a intervalos (<5 minutos de duración).
El ejercicio debe ser submáximo (<90% del trabajo máximo posible de realizar).
Procurar realizar el ejercicio en un ambiente caliente y húmedo, o por lo menos evitar el frío. (mascarilla, pañuelo … ).
Procurar respirar por la nariz siempre que sea posible.
Llevar siempre consigo la medicación broncodilatadora (en la bolsa de deporte o en el chandal).
No cometer imprudencias estando solo o en una situación de riesgo.

Las ventajas de hacer deporte para las personas asmáticas son:

  • La persona asmática comprueba que puede llevar una vida normal.
  • Practicar deporte disminuye el número de crisis inducidas por el esfuerzo físico.
  • El deporte aumenta la capacidad física.
  • Permite disminuir los jadeos

El asma, como otras afecciones, condiciona pero no determina. Diríamos que el asma es en el deporte como el amor en la vida, una situación que depende como se gestione puede ser buena o mala.

Joan Carles Folia.

 

Author

Joan Carles Folia