Carta a SSMM los Reyes Magos

Queridos Melchor, Gaspar y Baltasar.

Como cada año estoy a punto de escribir mi carta anual y este año no quiero pediros nada especial. Para este nuevo año que empieza os quiero pedir cosas de lo más simples, cosas que todo el mundo entiende como habituales entre las personas.
Antes que nada quiero que me traigais la salud necesaria para poder seguir viviendo, con más o menos riquezas, las experiencias que la vida me tiene reservadas. Salud para disfrutar de las alegrías que me tocan y para poder ser capaz de superar las turbulencias que seguro se plantean en el camino.
Quiero que me dejéis  un camión de autoestima para poder esclarecer mi interior y vivir en consonancia con lo que mi educación, valores y emociones me proporcionan. No quiero tener contradicciones entre mi forma de sentir y mi manera de pensar y de actuar, quiero amar a los que amo de verdad sin engañar a nadie, sin dar más de lo que quiero dar y sin desgastarme en batallas estériles del quedar bien por necesidad.
Quiero que me proporcioneis la dosis de justicia ecuánime necesaria para tratar a las personas como se merecen, sin poner ni quitar, sin prejuicios que condicionen mis opiniones y mis acciones.
También si podeis deberíais aportarme un poco de comprensión para entender mejor el comportamiento de los que me rodean, poder equilibrar lo que piensan, dicen y hacen con lo que yo pienso, digo y hago y ser abierto en el entendimiento y la aceptación de las diferencias entre personas sin tensión y con la  armonía justa para poder convertirme cada vez más en alguien, que por encima de todo, sea respetuoso con el vivir de cada uno.
Me gustaría que pensaseis en hacerme llegar un mucho de paciencia, pues esta es la emoción que llevo peor, la que me hace vivir de manera infame algunos momentos de mi vida. Me he dado cuenta y quiero cambiar y para ello necesito crecer en aquellas cosas que me hacen sufrir y seguramente hacen sufrir a mis allegados. No quiero que algo que me afecta negativamente me haga ser infeliz.
No quiero abusar de vuestra generosidad pero como  mi comportamiento ha sido muy positivo creo que merezco que las cosas me vayan bien, quiero decir que siga siendo una persona normal, sencilla, amigo de mis amigos sin otra pretensión que consolidar aquellas cosas que me han hecho acercarme a la felicidad, a mi felicidad, la que me hace dormir con la conciencia tranquila.
Ya sé que os pido cosas intangibles, no materiales, cosas que dependen más de mí que de vosotros pero como  sois mágicos seguro que algo podreis hacer.

Gracias por ser como sois, portadores de ilusión.

Author

Joan Carles Folia