Hablamos mucho, actuamos poco o nada.

Tengo la sensación de que todo el mundo es capaz de emplear un discurso (hablado) y muy poca gente es capaz de consumirlo en acción (con el vivir). “Estoy cansado de mi vida”, “estoy cansado de mi trabajo”, “me gustaría hacer cosas que no hago”, “la vida hay que aprovecharla”, “quiero ser de otra manera”, quiero esto , no necesito lo otro …..
Todo el mundo nos ponemos en boca ilusiones, objetivos, metas, proyectos … pero sencillamente es eso: BOCA. Todos debemos eliminar de nuestro vocabulario el deberíamos … porque esta forma conjugada condicional compuesta del indicativo nos lleva a aplazar las cosas para siempre y vivir en permanente bloqueo emocional.

“La vida es muy corta y hay que vivir” (otra gran frase frecuentada). Pero si realmente las palabras que decimos son sentidas, quiero decir que no responden a una estrategia lingüística para establecer una conversación con otra persona, sólo, si realmente estamos convencidos de que la vida pasa muy fugazmente y hay que vivirla y no pensar en como la vivo debemos sustituir los deberíamos, por la directiva: mañana cambiaré esto y mañana cambiarlo, quiero decir cambiarlo de verdad.

Si mi jefe es una persona insoportable, que me explota y no la aguanto más y mi trabajo acabará con mi salud, ¿qué haces que no la dejas? ¿qué haces acabando con tu salud ?. El trabajo te dará el dinero para vivir, pero para vivir infelizmente. Si la situación en casa es insostenible porque tu marido no te respeta y además no te quiere, no digas que lo dejarás, déjalo. Quítate la venda de los ojos y actúa, busca un cambio de vida, que a pesar de la dificultad te llevará a un camino más transitable.

Ya sé que estas dos situaciones que acabo de plantear son fáciles de decir y complicadas de ejecutar, pero ese mi día a día ‘, gente que se queja, habla, se queja, habla … y no actua por miedo, indecisión , incertidumbre.
La vida es cambio forzoso, el crecimiento es opcional, y hay que elegir con mucho cuidado para poder tener la sensación de haberla vivido con una cierta armonía. No te asustes de las nuevas ideas, de las nuevas situaciones, debes asustarte de las viejas y malas de las que no te hacen feliz.

Ah¡¡¡  una última cosa, si no quieres levantar las anclas que te inmovilizan, es muy respetable pero entonces calla porque dar lástima es lo peor que le puede pasar a una persona.

Author

Joan Carles Folia