La envidia es una emoción destructiva

Joan Carles soy una persona con mucha mala suerte en la vida. Siempre he tenido trabajos que me han pagado poco y comparado con mis amigos soy el pato feo del grupo. No se ríen de mi pero yo me siento mal porque me gustaría ser como ellos. Con dinero y felices.

Mi opinión:

Amigo Mario. Se me ocurren muchas cosas después de haber leído tu mensaje. Creo que la situación que debes resolver tiene que ver con una emoción que se posiciona como de las más destructivas. Las personas no son envidiosas, tienen comportamientos del tipo envidioso. Es decir la envidia no está en ti porque forme parte de tu ser,  sino que la envidia ha llegado a ti por diferentes experiencias que la vida te ha traído. Por lo que sea, esa emoción ha ido cogiendo prestigio entre las otras y hace que frente a según qué personas o acontecimientos quieras ser como los demás o tener lo que ellos tienen. Igual que la envidia,  se ha erigido protagonista de tu escala emocional. Puedes reducirla y controlarla haciendo que tu cerebro piense en cosas que tÚ eres y tienes y que te satisfagan. Tu sonrisa, tu carácter, tu buena mano con los amigos…. Piensa que si ellos no se ríen de ti y te aceptan es porque valoran muchas cosas que tú aportas al grupo y eso es fantástico. Cada cual tiene lo que tiene y cada uno es como es, si piensas así,  siempre, te sentirás mejor y la envidia quedará un poco más escondida. Tener dinero no te da la felicidad, la felicidad se consigue cuando estás en paz contigo mismo.

Joan Carles Folia

Author

Joan Carles Folia