La Osteoporosis se puede prevenir, pero si la tenemos la podemos minimizar

Alrededor de un 8% de personas padecen esta enfermedad en Cataluña, la mayor parte son mujeres y frecuentemente se diagnostica después de la menopausia.

La Organización Munidial de la Salud nos define la osteoporosis como una enfermedad sistemática que se caracteriza por una baja masa ósea y un deterioro de la microestructura del tejido óseo lo cual nos lleva a una fragilidad de los huesos y a un aumento de la posibilidad de fracturas especialmente en personas de edad avanzada. Todo esto, explicado de una manera más sencilla, no es mas que entender que con el paso de los años nuestra andamio, el esqueleto, se va desgastando y depende del nivel de desgaste al que se llegue puede ocasionar serios problemas de movilidad con las consiguientes caidas y con posibilidades  de mortalidad (un 20% de los pacientes que sufren una fractura de cadera mueren en los seis primeros meses después de la caída).
Así pues tendremos que tener en cuenta el hecho de que a medida que vamos avanzando en nuestra vida el cuerpo va soportando diferentes cargas que el paso del tiempo nos graba y en este recorrido podemos minimizar o retrasar la aparición de esta patología. Algunas de estas estrategias tienen mucho que ver con la alimentación pues una dieta rica en calcio (lácteos, pescados azules y frutos secos) y la eliminación del alcohol y el café pueden favorecer la tardía o nula aparición de la osteoporosis. Otro factor importante será el que tiene que ver con la seguridad. Entornos cómodos (duchas adaptadas, pocas escaleras, espacios y accesos bien libres, …) en la calle y especialmente en el hogar (es aquí donde se producen el 70% de los accidentes y caídas) deben servir para reducir riesgos innecesarios.
Y aún nos quedaría un último apartado al que le daremos máxima relevancia, prioridad absoluta, y este no es otro que la inhibición del sedentarismo. En primer lugar deberemos movilizar nuestro cuerpo a partir de una correcta ejecución postural, por ejemplo a la hora de cargar bolsas de la compra, agacharnos para recoger los juguetes de nuestros nietos o subir y bajar escaleras con la posición de equilibrio correcto. Además deberemos evitar sacudidas, golpes o torsiones excesivas que dañan nuestras articulaciones y aumentan la posibilidad de lesión. Y por último dedicaremos una buena parte del día a mantener nuestro organismo despierto, haciendo ejercicio que los que no tienen la enfermedad puede ser cualquiera de bajo impacto (caminar, nadar, etc) y los que ya la tienen siguiendo toda una batería de propuestas de actividad indicadas para garantizar una mejor calidad de vida y evitar las fatalistas fracturas y caídas. Propuestas muy estudiadas y cuidadosas con la postura correcta, la cantidad de veces que las tenemos que hacer (frecuencia) y la intensidad de ejecución. Propuestas para hacerlas sentados, tumbados, de en pie, de rodillas, etc. Propuestas que deben ser dirigidas por un profesional de la actividad física o bien de la salud.

La Osteoporosis es una consecuencia de nuestro hacer por la vida y por aquellos que a través de una densitometría se les diagnostica deben saber que el reto que se les plantea no tiene por qué ser limitador, sino al contrario, debe ser alentador para poder llevar una vida más saludable disfrutando de un poco de deporte, de una correcta alimentación y velando por una cuidada seguridad.

Author

Joan Carles Folia