Lo consiguió

Hace ahora unos años hice mi primer Camino de Santiago en bicicleta. Cuando apenás llevaba 80 kilómetros de los 800 a realizar conocí un pelegrino de Valencia que también lo estaba haciendo. Yo lo hacía por  divertimento, él lo hacía por intentar convencer a alguien  que no se merecia su cáncer terminal. Le quedaban pocos meses de vida y su última gran ilusión era poder hacer este majestuoso recorrido. Lo más extraordinario de todo es que él tuvo que convencerme a mi, en una larga noche de habladurías que no pasaba nada, que todo estaba normal y que su final tenía que ser con la misma pasión y honradez con la que, hacía entonces 37 años, su madre le trajo al mundo. Él era un ser agradecido por lo que había vivido y por lo que ahora podía compartir con todos los que nos sentábamos a su alrededor. Le perdí la pista, yo avanzaba con ruedas, él a pie. Yo pensava en llegar, él en agradecer. Ahora 6 años más tarde he sabido de Julián, llegó a Santiago y se abrazo al Santo. Tardó 49 días, algo más de lo normal. Ahora dirije un negócio, relacionado con la hosteleria, y juega al futbol con su hijo de 8 años. No sé si el Santo Apóstol le ayudó peró sé que me enseñó a luchar, a no desfallecer, a confiar en el esfuerzo, en la dignidad del hombre, en la pasión por vivir. Grácias Julián por lo que me has dado. Lo conseguiste: llegar, vivir y convencerme.

Te quiero.

Author

Joan Carles Folia