Quien tuvo, retuvo. (Madrid 3 – Barça 4)

Nos hemos pasado las últimas semanas hablando sobre las miserias de un equipo que, habiéndolo ganado todo, se encuentra en el final de un ciclo irrepetible. Habíamos quemado a los jugadores, al entrenador, el sistema e incluso la asistencia al estadio fruto del pobre espectáculo ofrecido.  Llevamos unos días (desde Zorrilla) instalados en la queja, el lamento y el recuerdo de épocas pretéritas. Pues bien hoy lunes 24 de marzo las cosas siguen estando exactamente igual, mejor, puesto que estamos a un punto del eterno rival pero con las mismas virtudes y defectos que el sábado antes del partido. Este Barça ha demostrado, una vez más, que muchas y grandes han sido sus cualidades en esta media década que nos está regalando. Es cierto que el ciclo, o mejor dicho, este grupo de personas que han rallado la excelencia toca campanas de retirada (como grupo) pero ayer en el santísimo Santiago Bernabeu demostraron que no se les había olvidado de jugar  y que la calidad mezclada con la actitud siempre obtiene excelentes resultados. Esos jugadores no se han olvidado del tiqui taca pero los años pasan, los anhelos disminuyen y la realidad se impone. De aquí a 30 años se hablará de este equipo con palabras extraordinarias, la perspectiva nos dará ese gozo, pero esten ahora en el final del ciclo o sí, ayer dieron otra lección , quizás la última, de pundonor, entrega y sobre todo calidad y es que quien tuvo, retuvo.

Author

Joan Carles Folia