Ser gorda no es lo mismo que sentirse gorda

Juan Carlos soy una mujer joven (43 años) y tengo un peso bastante excepcional (más de 95 Kilos). Me siento mal porque intento bajar peso y no puedo y eso me afecta a mi carácter pues creo que todo el mundo debe reirse de mi cuerpo y deben burlarse sin compasión. Me gustaría dejar de sentirme mal conmigo misma.

Sara.

Mi opinión:

Que tal Sara, ser gorda es una visión estructural de las cosas (tú tienes una medidas) y otra cosa muy distinta es sentirse gorda y esto último es una aventura de tu cerebro. Sentirte gorda puede vivirse desde la disfunción emocional (todo te parece condicionado en negativo al hecho de serlo) o puede sentirse/vivirse como una bendición (pensando que serlo, si tu salud no se resiente, no te impide ser una persona que hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere). No pienses demasiado en el hecho que la gente va por ahí fijándose en los demás, eso no es más que un espejismo que tu cerebro te lanza en forma de trampa para debilitar tu ego y hacerlo prisionero de sus intenciones de dominio. Pero lo que no sabe tu cerebro, o sí pero es igual, que tú lo conoces más que él a ti y que tú tienes un arma fantástica para vencer su ataque. Tú tienes la capacidad de vivir tu gordura sin tristeza y con la ilusión que ser así provoca. Tu gordura/grandeza radica en la fuerza de tus pensamientos a favor de la cantidad de cosas que ser gorda te aporta. Eres más visible, con mayor personalidad, llena de vitalidad (en tu cuerpo circula más sangre) y con una insaciable capacidad para respirar oxígeno con tu extraordinaria/gorda y grande caja torácica. Fíjate que si todo lo grande  que tienes lo positivizas te sentirás gorda, quiero decir enorme, quiero decir immensa, quiero decir magnánima, quiero decir feliz.

Joan Carles Folia

Author

Joan Carles Folia