Vivir significa sólo una cosa: vivir

La mayoría de nosotros nos levantamos por la mañana, desayunamos más o menos  bien, trabajamos cada cual en lo suyo, almorzamos con o sin tiempo, volvemos al trabajo, seguimos luchando; los más afortunados van al gimnasio, y nos dirigimos a casa para cenar, ver un  rato la tele y echanos a dormir. Y eso lo hacemos reiteradamente durante años y años. Nos da la impresión que eso es vivir porque nos dejamos llevar por lo que hace todo el mundo (debe ser lo normal) y por lo que el flujo de nuestros compromisos nos impone. La hipoteca/el alquiler, las facturas y gastos en general nos van marcando el camino mensual entre la responsabilidad y la  obligación. Nos dejamos llevar por lo que se debe hacer y no tanto por lo que el cuerpo me pide. A veces nos paramos a pensar si todo eso vale la pena y después de reflexionarlo durante un rato, corremos un tupido velo y seguimos en el mismo círculo vicioso. Los que se niegan a entrar en esa dinámica cambian algunas cosas: trabajan sólo por la mañana o por la tarde, dedican tiempo a sus aficiones, a su familia…. y por eso piensan que se alejan del grupo más severo. Incluso hay algunos que por cansancio, despecho o desesperación rompen con todo y cambian su vida diametralmente, recluyéndose en un mundo más solitario, tranquilo, rural…diferente.

Da igual, vivir significa vivir, es decir, preguntarme cada cierto tiempo si todo lo que me rodea me hace feliz. Si me gusta mi trabajo, mi gente, mi casa, mi coche, etc. Si todo lo que hago es lo que quiero hacer o hay demasiadas limitaciones en mis deseos. Ese análisis debe tener respuesta, no puedo escudarme en no querer saber la verdad. Si la respuesta es en global positiva, sigue viviendo las cosas que te pertenecen y te hacen vivir. Si la respuesta es negativa cambia de vida, busca el sendero correcto para  tener equilibrio y si no hay respuesta, sé valiente, pierde el miedo  a conocerte, de esa forma podrás vivir, vivir de verdad.

Recuerda que una cosa es existir y la otra vivir.

Author

Joan Carles Folia

2 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

  1. Que artículo tan real, Juan Carlos. Gracias.