Vuelta de vacaciones… empiezan las oportunidades

Después de unos dias de descanso merecido, en mi caso corto pero suficiente, vamos volviendo a nuestras rutinas de trabajo, de vida, de penas y alegrías. Este paréntesi estival ha servido, en el mejor de los casos, para poder desconectar de algunas situaciones que, por cotidianas y en muchos casos obligatorias, nos llevan durante el resto del  año a transcurrir por el camino de lo forzoso, lo que toca. Pues bien esa idea de continuidad puede ser desestabilizada en este momento. Tenemos las baterías llenas de energías y hemos tenido tiempo para reflexionar qué me aporta esto y aquello y ahora, que empezamos un nuevo ciclo (después del verano), debemos eliminar gradualmente aquellas cosas que me reportan toxicidad emocional. Personas, manías, actividades…. lo que sea. Punto de partida de una nueva visión, de un nuevo comienzo para una vida que me resulte óptima, estable, tranquila, vivida. Empiezan las oportunidades para eliminar lo que no conviene y potenciar elementos de mi vida que me seducen, me agradan y me ofrecen bienestar. No son sólo palabras, son pequeños retos que debo plantearme para,  poco a poco, conseguir enderezar lo que por sí solo a lo largo de nuestra vida se ha torcido. Un nuevo peinado, un teléfono estrenado, un cambio en la hora del desayuno, un periodo de tiempo para hacer ejercicio, llegar antes a casa para jugar con mis hijos…. cualquier cosa vale. Las oportunidades de mejora no vienen por si solas, deben buscarse, son compromisos que debes adquirir contigo mismo y claro, esforzarte. Los cambios no son fáciles y menos los que llevan años anclados en nuestro interior. Ahora que has vuelto de vacaciones debes plantearte cambiar algo, por pequeño que sea. Para recorrer mil kilometros siempre se empieza por el primer paso.

ATRÉVETE.

Author

Joan Carles Folia